trabajos verticales en Madrid

Limpieza y cuidado de cristales en oficinas

Cuando llega la temporada invernal los cristales, vidrios y ventanas de los edificios suelen padecer dicho clima viéndose comprometida la higiene de tales elementos arquitectónicos. Las lluvias y otros factores medioambientales ensucian notablemente las cristaleras y cristales de las edificaciones, por lo que se requerirá un servicio de limpieza de los mismos.

Los cristales sucios influyen notablemente en la imagen que proyecta el edificio al exterior, por ello, si no quereos que la comunidad de vecinos en la que residimos o la empresa de la que somos propietarios proyecte una penosa imagen es necesario mantener un cuidado e higiene adecuada de los vidrios, ventanas y cristales. Nuestra compañía ofrece el servicio de limpieza vertical más completo y seguro de toda la localidad, por ello somos los más indicados para contarte los detalles de este trabajo.

¿Cómo logran limpiarse las cristaleras a gran altura?

Si bien es posible limpiar los cristales de diversas modalidades ya sea con el uso de andamiajes, con maquinarias, con procedimientos manuales o de la forma en la que la realiza nuestra compañía mediante trabajos verticales sin andamios, es necesario resaltar que independientemente de la modalidad siempre se utiliza la llamada agua osmotizada para efectuar la limpieza.

¿Y que es esta agua osmotizada?

Esta agua se obtiene con un sistema especializado que posee nuestra compañía que trata químicamente el agua para conseguir un nivel de pureza impresionante gracias a una serie de filtros de alta tecnología. El agua de tipo osmotizada se encuentra libre de alcalinos y partículas contaminantes.

Al emplear agua osmotizada para asear cristales se garantiza que durante este procedimiento no se dejaran en el vidrio ningún tipo de impureza. Por otro lado, a pesar de ser tratada es un producto totalmente ecológico y natural, por ello no genera ningún tipo de daño en el cristal.

¿Cómo se efectúa el mantenimiento de cristales con agua osmotizada?

Este trabajo se realiza utilizando una serie de pértigas elaboradas con fibras de carbono que además cuentan con cepillos cuyas cedras son naturales. El agua en cuestión proviene de máquinas osmosis que en poco tiempo logran purificar una cantidad importante de litros de agua dejándola libres de impurezas y la salinidad. Ahora bien, el proceso de limpieza consiste en disparar de manera constante y con un equipo especial el agua osmotizada a la superficie de los cristales y utilizar el cepillo en cuestión para retirar la suciedad. Como se utiliza agua osmotizada no resulta necesario secar el vidrio, ya que puede dejarse secar al natural dado a que no quedara ningún tipo de marca por ser un agua altamente purificada.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha 48 − 42 =