trabajos verticales en Madrid

Problemas por humedad y lluvia y los edificios

El agua y la humedad logran encontrar vías por las cuales penetrar en los edificios antiguos o que tienen un desgaste importante, por ejemplo, a través del llagueado de los ladrillos averiados, el rejuntado existente en los sillares hechos de piedra, fisuras de los revestimientos, erosión provocada por el viento, entre otras vías de acceso por las cuales el agua logra penetrar en la estructura de un edificio.

Los factores medioambientales son altamente influyentes en la conservación de una infraestructura, dado a que ciertos fenómenos meteorológicos pueden resultar realmente nocivos para la estructura de un edificio. Un ejemplo de lo anteriormente mencionado son las heladas las cuales al descender bruscamente la temperatura provocar una sobrecarga de tensión por incremento del volumen interior que puede llegar a generar desprendimientos de materia.

Cuando ingresa agua dentro de los ladrillos cerámicos o la piedra generan destrucción del cerramiento exterior de la edificación. La reacción química que provoca el agua al entrar a la estructura del edificio consiste en un cambio de estado de las sales y el denominado anhídrido carbónico que contienen los materiales utilizados en la construcción, lo que producen que ocupen un mayor volumen y esto genera descamación y desprendimientos que afectan la fachada del inmueble.

Ahora bien, el agua no solo afecta a las fachadas, también puede afectar las cubiertas cuando esta logra ingresar a través de canalones, desagües o bajantes. Al llegar a este nivel el agua genera problemas por acumulación de humedad. La humedad interna que se genera por capilaridad resultan altamente peligrosas ya que afectan los cimientos sobre los que se asienta el inmueble, pudiendo llegar a generar problemas en la estabilidad del edificio.

Al acumularse grandes cantidades de humedad en la parte interna de un edificio se generan las llamadas sales higroscópicas, las cuales atraen una mayor proporción de humedad ambiental, lo que perpetua el ciclo de humedad hasta que se deterioran gravemente los materiales de construcción empleados en la edificación del edificio. Todo el daño que genera la humedad y el agua pueden ser prevenidos con los trabajos de impermeabilización vertical que realizan las compañías de servicios de altura.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha 45 − = 39